La tierra es de quien la conquista

Basta ya de ñoñerías, los perdedores son perdedores y punto.

Ese concepto victimista de “nativos”, “aborígenes” y patriotismos tribales baratos es una pataleta de mal perdedor.

Los que fueron incapaces de defender su sitio y su vida, sencillamente sufren su castigo por su derrota.

Que hubieran sido más inteligentes que los invasores y se hubieran defendido mejor.

¿No está de moda la idea de la evolución? ¿No dicen que la supervivencia del más fuerte es un hecho natural?

Pues que se adapten o mueran.

La vida es lucha, y los vencedores imponen sus reglas.

La realidad es así de cruel, así que menos lloriqueos por los débiles.

Y por supuesto que es injusto, porque siempre gana el que consigue una ventaja injusta superior sobre el resto.

Ese concepto de que un trozo de tierra pertenece a los que estuvieron antes es una somera estupidez.

La tierra es para quien la anhela tanto que se mueve para conquistarla, aunque tenga que eliminar a quien haya llegado antes.

El único derecho es para quien lo conquista. Y la miseria es para quien es derrotado.

La Humanidad es como es, y su supervivencia está en no abandonarse a las debilidades de los perdedores.

¿No suena políticamente correcto en esta época de neolengua ñoña? Por supuesto, porque a la realidad hay que enfrentarse tal como es.

Perder el tiempo con supuestas ideas de cómo deberían ser o podrían haber sido los acontecimientos no es lo que hacen quienes están conquistando este mundo.

Si te atacan, crontaatacas con todas tus fuerzas.

Una bomba nuclear siempre vence a un arco y sus flechas. Siempre.

El oro siempre vence al dinero fiduciario. Siempre.

Y el tiempo otorga la victoria a quien se la merece porque ha hecho todo lo posible por obtenerla. Todo.

Y los perdedores que sigan enjuagando sus lágrimas, si sobreviven, que es lo único que saben hacer. Lloran como niños lo que no supieron defender como hombres.

¿Para quiénes no funciona la vida?

La vida no funciona para…

…los que se quejan.
…los que se inventan excusas.
…los que dicen que van a hacerlo pero nunca lo hacen.
…los que dudan de todo.
…los que no creen en nada.
…los que tienen miedo de su propia sombra.
…los cobardes.
…los perdedores.
…los que culpan a los demás.
…los envidiosos.
…los conformistas.
…los cuerdos.
…los obedientes.
…los que tienen esperanza.
…los que nunca actúan.
…los seguidores.
…los fanáticos.
…los mediocres.
…los que siguen las modas.
…los intelectualoides.
…los sabelotodo.
…los adictos a lo nuevo.
…los que no leen.
…los pasmados.
…los mentirosos.
…los defensores de lo inútil.
…los que no cambian.
…los que no aprenden de sus errores.
…los que se creen superiores.
…los que se creen inferiores.
…los obsesionados por lo aparente.
…los que no escriben.
…los tradicionalistas.
…los progresistas.
…los cientifistas.
…los mitológicos.
…los religiosos.
…los que pueden ser fácilmente etiquetados.
…los que se obsesionan.
…los que temen ofender.
…los políticamente correctos.
…los abusones.
…los que se creen con la verdad absoluta.
…los que no comparan.
…los que buscan trabajo en vez de inventárselo.
…los que se venden por migajas.
…los humildes.
…los ignorantes.
…los desagradecidos.
…los dependientes.
…los sirvientes.
…los adoctrinados.
…los veneradores.
…los incapaces.
…los negativistas.
…los ilusos.
…los indecisos.
…los enfadados.
…los infelices.
…los vergonzosos.
…los limitados.
…los indefensos.
…los débiles.
…los pobres.
…los inadaptables.
…los demasiado adaptados.
…los psicópatas.
…los violentos.
…los sumisos.
…los consumistas.
…los contempladores.
…los actores secundarios.
…los sin ideas.
…los incapaces.
…los soberbios.
…los que no tienen contradicciones.
…los perfectos.
…los estúpidos.
…los decentes.
…los cansados.
…los impacientes.
…los inconstantes.
…los vacíos.
…los sin voluntad.

La vida no funciona para quienes no quieren que les funcione.

Menos palabras, más acción

Es posible que no actualice este blog, y el resto de mis blogs públicos, con la frecuencia que lo he estado haciendo hasta ahora.

En este momento me estoy enfocando en lograr que la gente ahorre con oro como única vía de salvación económica.

El tiempo se nos echa encima.

Mi red de ahorradores de oro es como una lista de Schindler, sin exagerar lo más mínimo.

Esta “crisis” tiene las pintas de ser muchísino peor que la del 2007.

Seguiré compartiendo en círculos cerrados y próximos; muchos que me leeis ya sabéis donde.

Para contactar conmigo, ya sabes, usa la página de contacto de este blog. Te responderé en cuanto pueda.

La verdadera revolución no se hace con armas sino con inteligencia financiera

Este febrero que ya se acerca marcará el segundo aniversario desde que comencé a ahorrar con oro con los pequeños lingotes que distribuye Karatbars.

Este hecho marcó un hito en mi vida pues me abrió las puertas a dejar atrás el agujero económico en el que estaba.

Pero me encuentro todavía con gente que es incapaz de darse cuenta de la importancia del oro y de esta empresa alemana.

Vamos a  ver si logro aclarar algunos puntos que parece no entender bastante gente desorientada.

Comencemos entendiendo que al pasar nuestros ahorros a oro estamos dejando de usar el dinero fiduciario de los bancos.

Puesto que los bancos usan sus reservas para crear más dinero ficticio basado en la deuda en el sistema fraccionario, al no depositar nuestro dinero en el banco para ahorrar estamos cortando su capacidad fraudulenta de crear dinero de la nada.

Además, el objetivo de la élite bancaria es que siguamos en la pobreza. Porque al usar un dinero que en realidad es deuda, estamos perdiendo poder adquisitivo a pasos forzados. Ahorrar es perder dinero si lo hacemos con el sistema bancario. Y los pobres siempre son más fáciles de controlar y manipular.

Entonces, ¿se entiende ahora la inmensa importancia del ahorro con oro?

Pero Karatbars va mucho más allá.  Porque al desarrollar su sistema de negocio estamos luchando realmente contra la pobreza. Porque cualquier persona puede comenzar sin dinero desde cero y lograr prosperar con su propio esfuerzo.

Un ejemplo: ¿Qué tiene que hacer una persona sin dinero para conseguir comenzar a recibir comisiones? Pues encontrar personas con dinero. ¿Por qué? Pues porque las personas con dinero necesitan un medio alternativo a los bancos para proteger sus ahorros, es decir, el oro. Encontrando personas deseosas de ahorrar con oro, una persona sin recursos económicos puede crear una red de clientes que le permitirá ganar el dinero necesario que le ayudará a prosperar y a ahorrar también con oro.

Es una situación ganadora 100% para todas las partes implicadas.

Yo soy precisamente un ejemplo fehaciente de que lo que digo es cierto.

Por eso me dan lástima los que rechazan Karatbars con excusas banales como que “su oro es muy caro“. Eso no es cierto en absoluto. Cuando uno consigue su oro pagado por las comisiones conseguidas, el oro le sale realmente gratis. Esas excusas las dicen en realidad las personas que desconocen estas ventajas esenciales que aquí muestro, o las personas demasiado programadas por este estúpido sistema.

De verdad, es una pena muy grande que hayan personas que sigan en la carrera de la rata cuando aquí están los medios para salir de dicho círculo vicioso y esclavizante.

En definitiva, la nuestra sí que es una verdadera revolución, y no los cuentos infantiles de los colectivistas que dicen que el capitalismo tiene toda la culpa y se dedican a usar palabras como “compañero” y “solidario“. Es precisamente esta gente la primera interesada en mantener la pobreza para no perder a su incauta clientela.

En cambio, con el oro y Karatbars nuestro objetivo es que el dinero no sea nunca más un problema para nuestro desarrollo personal.  Lo genial es que cada vez más personas inteligentes, porque saben pensar por sí mismas, lo entienden perfectamente, y se nos están uniendo.

Sin duda, ésta es una revolución ya imparable.